Primer Domingo de Adviento – Ciclo A

Adviento

En Adviento es de los tiempos más bellos y significativos que tiene la liturgia, para disponernos a celebrar el misterio del amor de nuestro Dios, que: “…tanto nos amó, que nos envió a su propio HIJO…” (Jn 3,16). De ahí, que estas cuatro semanas son semanas de sensibilización, de interiorización, de sinceramiento y reconocimiento de lo que Dios fue haciendo en nosotros durante este año que está concluyendo y así al colocarnos delante de  Dios que tanto nos ama, ver cuál ha sido nuestra respuesta, y a partir de ahí, disponernos a celebrar la Navidad, con una nueva mística, con el corazón lleno de gratitud, alabando y bendiciendo a  Dios que es nuestro Padre, por habernos dado el don de conocerlo y así experimentar su presencia viva en nosotros.

En sí el ADVIENTO, es tiempo de preparación y espera, un tiempo de mirar nuestro corazón y ser sinceros con uno mismo, para darnos cuenta dónde estamos parados, cómo hemos vivido, qué fue lo que nos ayudó a acercarnos más al Señor y qué fue lo que nos separó o alejó de Él. Por lo tanto, son cuatro semanas donde a pesar del ruido y la música de fin de año, se nos invita a parar para valorar y darnos cuenta de las gracias y favores que hemos recibido. A su vez buscar que cada vez más el Señor sea el centro y la razón de nuestra vida, Aquel por quien y para quien vivimos. Es en este sentido, donde la lectura de Mateo, es una exhortación incisiva, “a estar preparados”(Mt 24,42), “…estar vigilantes…”(Mt 24,44), ante la certeza del que el Señor volverá y que lo hará de la manera más imprevista posible, como sucedió en el diluvio(Mt 24,38-39).

1. Oración inicial

Mirando a María, la mujer del Adviento, la que llevaba al HIJO de Dios en sus entrañas, pidámosle que nos ayude a vivir estos días de Adviento, poniendo nuestro corazón en las manos de su HIJO, para que Él también nazca en nosotros.

Santísima Virgen María, Tú que le dijiste SÍ al Señor, aceptando colaborar y participar en su obra redentora, siendo la Madre Virgen del HIJO de Dios, ayúdanos en estos días de Adviento, a que como tú, dejemos que el Señor actúe y se manifieste en nosotros, llenándonos de su amor, para que estando preparados, disponiendo nuestro corazón, la Navidad del HIJO de Dios, sea también nuestra Navidad, dándole a Él nuestro corazón, nuestra vida y todo lo que somos.

Pide por nosotros, Señora, para que en estos días de Adviento, le abramos el corazón a tu HIJO y así al agradecer lo que hizo en nosotros, vivamos más plenamente su Palabra y demos testimonio de nuestra fe. Amén.

 

Seguir leyendo “Primer Domingo de Adviento – Ciclo A”