Domingo 27 del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Hemos de reconocer que somos hombres de poca fe, que es necesario acrecentarla, hacerla más auténtica y personal, purificada de desviaciones, centrada en Dios. En un mundo en que muchos alardean de incredulidad y agnosticismo, los discípulos de Jesús han de acrecentar la luz de la fe, para liberarse de tantas tinieblas desconcertantes, que desdibujan y difuminan el verdadero rostro de Dios. El creyente experimenta una liberación interior cuando por medio de la fe en Jesús descubre la verdadera clave para entender la historia y la vida propia.

1. Oración

Tú que nos haces notar nuestra falta de fe, que nos haces ver que teniendo fe, nuestra vida mudaría, te pedimos como esos discípulos… “…auméntanos la fe…”, ayúdanos a conocerte y a creer y confiar en ti, ayúdanos a darte un lugar en nuestro corazón y dejarnos guiar y conducir por ti; ayúdanos Señor, a creer en ti y a creerte a ti, por eso, te pedimos… “…auméntanos la fe…”, para identificarnos cada vez más contigo, para vivir tus enseñanzas, para ser y actuar como nos pides y así mostrar nuestra fe en ti, con nuestras obras, con nuestra manera de ser y con el testimonio que demos. Amén.

  Seguir leyendo “Domingo 27 del Tiempo Ordinario – Ciclo C”