Domingo 14 del Tiempo Ordinario – Ciclo B

25 14TO

Jesús enfrenta en Nazaret la incredulidad de los suyos. Se preguntan: “¿De dónde le viene esta sabiduría?”. Los profetas de Israel habían pasado por lo mismo. Ezequiel, por ejemplo, a quien Dios envía donde gente rebelde. Es como si se repitieran las palabras del Salmo a propósito del menosprecio de los orgullosos. Igualmente Pablo debe afrontar los insultos y las persecuciones. Pero se siente fortalecido por Jesús que le dice: “Mi gracia te basta. Mi poder se manifiesta en la debilidad”. Seguir leyendo “Domingo 14 del Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Domingo 12 del Tiempo Ordinario – Ciclo B

24

El Señor Jesús nos invita, como hizo un día con sus discípulos, a “cruzar a la otra orilla”, a no aferrarnos en nuestras seguridades ni materiales ni religiosas, a superar el temor y el recelo de que él pueda dejar de acompañarnos.

  1. Oración colecta:

Concédenos vivir siempre, Señor, en el amor y respeto a tu santo nombre, porque jamás dejas de dirigir a quienes estableces en el sólido fundamento de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo… Seguir leyendo “Domingo 12 del Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Décimo primer domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B

11TO

La Iglesia, en cuanto comunidad de creyentes, tiene la misión de ser «sacramento» del Reino de Dios aquí, en la tierra: ha sido convocada para ser, con sus palabras y sus acciones, «signo eficaz» de este Reino que, como la pequeña simiente echada en tierra, puede crecer sin límites.

  1. Oración colecta:

Señor Dios, fortaleza de los que en ti esperan, acude, bondadoso, a nuestro llamado y puesto que sin ti nada puede nuestra humana debilidad, danos siempre la ayuda de tu gracia, para que, en el cumplimiento de tu voluntad, te agrademos siempre con nuestros deseos y acciones. Por nuestro Señor Jesucristo… Seguir leyendo “Décimo primer domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo – Ciclo B

Corpus

La comunidad primera tenían muy claro que la celebración de la cena del Señor era un encuentro con Jesús vivo que les daba fuerza para conocerle mejor, seguirle, vivirle en la comunidad y en el mundo. Ellos no se sentían solos, ni nadie les podía quitar su comunión con Jesús, ni siquiera su muerte; no sentían el vacío de Jesús, sino que le tenían presente de otra manera: la celebración alimentaba su fe, gustando el pan de la Palabra y comiéndole, porque les ayudaba a seguir identificados con él y a vivir como él vivía.

  1. Oración colecta:

Señor Jesucristo, que en este sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu pasión, concédenos te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu cuerpo y de tu sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas… Seguir leyendo “Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo – Ciclo B”