Domingo 18 del Tiempo Ordinario – Ciclo A

Domingo 18 TO

El profeta Isaías proclama una invitación aparentemente demasiado atractiva y sencilla: se trata de comer y beber sin pagar un centavo. Las preguntas retóricas exhiben el proceder erróneo de un pueblo que desperdicia sus escasos recursos en balde. El camino propuesto por Isaías es más sencillo. La vida del ser humano no depende de sus puras fuerzas, también cuenta con la bendición y el cariño de Dios; no tiene sentido afanarse excesivamente por los bienes materiales, si se cuenta con su protección. La ilustración de esta certidumbre queda de manifiesto en el relato de la multiplicación de los panes. El Señor Jesús se acogía a la bendición del Padre, a la solidaridad de sus discípulos y alimentaba a los necesitados. Como alguien afirma: “cuando se comparte nunca falta; cuando se acapara, nunca alcanza”. La solidaridad y el intercambio de bienes son dos diques que debemos poner a las riquezas para que no se tornen peligrosas.

Seguir leyendo “Domingo 18 del Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Domingo 16 del Tiempo Ordinario – Ciclo A

Domingo 16 TOLa parábola del trigo y la cizaña añade a todo esto una dimensión más, que queda reforzada por la primera lectura. Dios “da lugar al arrepentimiento”. La cizaña no es arrancada a la primera. Dios tiene la paciencia de esperar a que crezca el trigo. Sólo al final todo quedará definido, quedará claro quién es cada uno. De momento, todo está en camino, nada es totalmente claro. Por tanto, los perfeccionistas y puritanos no son los consejeros que Dios quiere: “¿Quieres que vayamos a arrancarla? Pero él les respondió: No”. Otro aspecto que aparece en las tres parábolas es el de la plenitud del Reino: “Entonces los justos brillarán como el sol”; “se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas”; “…y basta para que todo fermente”.

Seguir leyendo “Domingo 16 del Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Domingo 15 del Tiempo Ordinario – Ciclo A

Domingo 15 TO

La palabra es eficaz, en particular la palabra divina, porque logra comunicar un mensaje liberador. Esa es la virtualidad profunda de la palabra: expresar la interioridad de la persona. A través de la palabra se hace manifiesto el querer y el proyecto de Dios. En ese sentido la palabra es como la lluvia, cumple el encargo de humedecer la tierra-corazón del hombre. En esa analogía se monta el Señor Jesús al exponer la parábola del sembrador. Las actitudes y disposiciones interiores del oyente de la Palabra pueden diferir. Las respuestas son divergentes. Pero nadie puede hacerse el desentendido, alegando desconocer la oferta y el llamado de Dios. El mensaje se volvió accesible. La primera parte del proceso de comunicación quedó cumplida. La libertad humana será determinante, así unos arriesgarán todo y otros, se quedarán mirándose el ombligo. Seguir leyendo “Domingo 15 del Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Curso anual de formación litúrgica – 2013

Cover curso anual de liturgia 2013-01-01La Comisión Nacional de Liturgia de la Conferencia Episcopal de Guatemala  te invita al curso anual de Liturgia.

Con el tema:

“Génesis, desarrollo y futuro de la SC” en el contexto del año de la fe y la Misión Continental. 
Invitado Padre Manuel Fernando Sedano. Doctor en Sagrada Liturgia de México
Convocados: Clero y Laicos

El curso anual de formación litúrgica, se realizará del martes 25 a viernes 28; el recorrido será de la siguiente manera: sede de la región nor-oriental Zacapa, martes 25; zona de occidente miércoles 26, sede Quetzaltenango; jueves 27 en Mazatenango, viernes 28 ciudad capital.

¡Te esperamos!

Primera tarde de formación Litúrgica 2013

Cover Jornada Liturgica Marzo 2013-01

La Comisión de Pastoral Litúrgica, Arquidiócesis de Santiago de Guatemala.

 Invita a la tarde de formación litúrgica a todos los que forman parte de la pastoral litúrgica en sus parroquias, particularmente a los integrantes de los coros, como también, a todos aquellos que quieran conocer sobre el tema.

Elogio de la estética

ELOGIO DE LA ESTETICA

Parece que no apreciamos mucho el sentido de la belleza en la liturgia actual. Buscamos la participación de la comunidad, la eficacia de unas estructuras, la autenticidad de la fe y de la oración; nuestras celebraciones se han vuelto más lógicas y transparentes en su dinámica y ciertamente son más provechosas para la fe de la comunidad cristiana. Pero es una queja repetida- sobre todo pro parte de personas más sensibles del mundo del arte y de la cultura- que descuidamos el valor estético tanto de la  música y del canto, como del conjunto visual de nuestros ritos y ambientes celebrativos.

¿Es la belleza un aspecto superfluo y periférico a nuestra vida o a nuestra liturgia? ¿Se puede decir que la estética ayuda en verdad a celebrar mejor, o todo depende de la acción de la gracia y de nuestra fe?

De los valores estéticos se puede hablar desde muchas perspectivas. La revista Phase ha dedicado uno de sus últimos números al tema “Liturgia y belleza” (n. 143,1984), que empieza con un editorial de su director, P. Tena, titulado “el derecho de la belleza”.

No quisiera aquí hacer discurso sobre la filosofía del arte o la teología de la belleza, en la línea de los siete volúmenes de Von Balthasar ha dedicado a la “gloria” divina y su reflujo en la belleza estética, o de Evdokimv con su “Teología de la belleza”.

Ya sé que la belleza no nace de lo externo –unos objetos estéticamente colocados o unos vestidos de calidad o unos gestos armónicos- sino de dentro: de la verdad, de la porción, de la bondad y calidad que tiene un acción o una persona o una cosa. Pero suponiendo todas estas altas teologías, voy a descender al terreno más práctico de una celebración litúrgica en la que por desgracia a veces descuidamos los principios más elementales de la estética, con lo que no favorecemos precisamente la intención de la liturgia misma ni una mejor participación.
Seguir leyendo “Elogio de la estética”

En torno al Evangelio

En torno al Evangelio

Todas las lecturas bíblicas que proclamamos en la Eucaristía son palabra de Dios. Pero de un modo especial es el Evangelio, la Palabra que nos llega por el mismo Cristo Jesús. Por eso lo tratamos con “suma veneración” (IGMR 35).

Cuando queremos expresar un especial respeto y aprecio hacia algo o hacia alguien, acumulemos gestos expresivos para manifestar nuestra actitud interior. Es lo que pasa en torno al Evangelio: el Misal nos invita a realizar toda una serie de gestos simbólicos para expresar la veneración que nos merece la Palabra del mismo Cristo.

Es la Palabra de un Dios vivo, que nos convoca, nos anima y nos salva, y que en el Evangelio nos interpela a través del mismo Cristo, la Palabra viviente que Dios, de una vez por todas, dirige a la humanidad. En él, más que en ninguna otra lectura, se cumple aquello de que “Cristo, por su Palabra, se hace presente en medio de sus fieles” (IGR 33): Esta es la razón de ser de todas esas manifestaciones de respeto y de aceptación que hacemos en torno al Evangelio, y que nos sugieren la IGMR del Misal Romano y la ordenación de las lecturas de la Misa (=OLM), publicada, en nueva edición, el año 1981.

Seguir leyendo “En torno al Evangelio”